miércoles, 27 de abril de 2016

ADIÓS

Esta despedida, este cierre del blog, tiene que ser ñoña, insoportable, meliflua, palabra que hacía tiempo que no oía, y que quiero incorporar tras escucharla en la madrugada del domingo.

Ha sido, el tiempo que he mantenido abierto este blog, un periodo muy largo, demasiado largo, por eso se ha perdido la unidad de la escritura, por eso aparecen miles de estilos e influencias, por eso cuanta tanta cosa. Pero hay que entender que cada cosa lleva y tiene su espacio, sus condiciones y su época. La de este sitio parece estar acabándose, parece haber pasado.

Agradezco mucho los comentarios, estos se cuentan con los dedos de la mano; agradezco mucho la crítica, la elogiosa y la destructiva señal de que algunas pulmones se tocan, mas tampoco de eso ha habido apenas; las señales, las muestras, indican que este blog debería haber quedado en el mundo interior del que escribe. Quizás el planteamiento es cerrarlo y dedicar esfuerzos a otros menesteres o guardar para siempre esta voz en el interior de donde no debe salir o, como mucho, sobre el cuaderno, el cuaderno en el cajón, el cajón en el armario y el armario cerrado con llave. 

Gracias de todo corazón a los que han leído algo, los que lo han comentado; gracias a los que han sentido alguna vez algo, la verdad es que ese es el único propósito de la escritura.

Hasta siempre.
________________________________________________________


Si la voz interior fluye es seguro que manará por heridas.

Si esa voz alguna vez fue un manantial lo  hizo a costa de erosionar.

Si fue oída, leída, seguida, repetida, tuvo que causar dolor, molestia, incomprensión. 

Por eso la voz debe callar, silenciarse, apagarse, para volver al interior, como el agua subterránea. 

Adiós. Hay mucho por hacer y poco que decir. Hay mucho que sentir y que callar.


Adiós.

1 comentario:

Francis Falcon dijo...

Un día cualquiera
En un día cualquiera, escondida en el recodo detrás de la puerta de la habitación estaba una mujer mayor de edad ya avanzada, escribía en una vieja libreta amarillenta, letras que iba dejando como muestras de una vida, su vida y en ese instante pude entender que las letras las traemos, como se trae el color de los ojos, o el pelo, es una parte de equipaje que se nos otorga de unos a otros, origen de linaje.
Cuánto diera porque aquellas letras guardadas que nunca vieran la luz algún día pudieran haber salido y mostrar al mundo los muchos y prolongados silencios de aquel tiempo sin nombre, del que recordar no acierto porque no fue el mío.
Fue el periodo de vida y trayectoria de los pasos de esa mujer mayor vestida de negro con fuerte carácter y templanza de acero, una mujer que logro gobernar en un mundo de hombres Luchar, vivir y criar sus hijas y nietos con la fortaleza que muchos hombres no alcanzaran.
Esa mujer que nunca expuso su nombre al público, fue alguien que lograba trasmitir la mayor de las dulzuras en el contexto de unas letras, sabía exponer cada cosa, desde la sencillez y la humildad más hermosa. Que oculta tras una máscara de acero exigible por su tiempo y vida tantas cosas me enseño, a ella
Que hoy en su nombre y recuerdo quise escribir una simple dedicatoria ya que aquel libro prometido, nunca encontré el valor suficiente para emitir y abrir al mundo, sus muchos interrogantes. De tan duro y cruel destino impuesto por una posguerra.
Mientras entre mis recuerdos arrastrados al presente me repito. Cuanta valía entre unas líneas del tiempo, para quien fue todo, entre los más grande de una historia y a su misma vez el miedo al reclamos de tantas otras cosas, que explicar son complejas, mujer de acero y temple de constancia, alma y entrega de amor, desde los silencios más profundos, reguardando sus linajes, su gente su vida, los suyos..
Hoy que desde lo más alto del infinito quizás me esté leyendo te quisiera decir gracias por trasmitirnos este hermoso amor a las letras, este tesoro que tú nos regalaste desde la cuna, y sin ser conocedores de él, todos llevamos en nuestras almas. Somos amantes de las letras con ellas y de ellas nos alimentamos y tómanos abrigo, son nuestra aliadas y compañeras de cada hecho de nuestras vidas. Es el linaje que de tus manos recibimos.
Y hoy mira contempla y luego con tu gesto de podía ser mejor, trata de fingir que no te importa, pero sabes en mi alma esta tu recuerdo presente, porque nosotros ya de edad madura, somos esos niños tuyos de ayer tus pequeños e inquietos nietos,
Esos que sin saber cómo, ni la forma, ni la manera, todos trasmitimos a nuestros linajes el mismo o mayor amor a las letras, ese amor recibido de ti y por ello quise decirte de la única forma y manera que de ti aprendí a decir. Gracias MI QUERIDA ABUELA
Estas simples letras van escritas desde la simpleza de concepto, para que cuando alguno de los nuestros lo encuentre no se cuestione porque escribe, ni que espera, porque nada esperamos recibir escribimos porque amamos cada una de las letras, porque somos herederos de algo más que un simple papel y pluma, somos el linaje de una de las grandes personas trasmitiendo aunque sus letras fueran silenciadas por el tiempo, fecha y vida…La vida de esa mi querida abuela materna, GRAN MUJER.
Mi querida ABUELA aun guardo tu recuerdo en mi memoria eternamente- estas en mi…
Francisca Gutiérrez Casas (Francis Falcón..)
27-08-2018